Rutas por Cantabria y Picos de Europa
   
Inicio
Página Principal
Contacto
Contacto
Mitos y leyendas de Cantabria: El pastor y el enano
EL PASTOR Y EL ENANO
Volver
Volver a la página anterior
Imprimir
Imprimir
Recomendar a un amigo
Enviar a un amigo

Una vez iba un pastor por un caminu y en el caminu se encontró con un zurrón muy vieju y rotu.

El pastor cogió el zurrón pensando en que le valdría para remendar otru, y al colgale del hombral oyó estas misteriosas palabras que salían del zurrón:

Conmigo cargaste
y la suerte voy a darte


Asustau el pastor de las palabras que salían del zurrón, le abrió y vio adentro a un enanu más chicu que una panoja, vestíu con una capa encarná y una montera verde.

Desde aquel día el enanu no se apartó del bolsillu del pastor. Cuando tenía sed, el enanu salía del bolsillo, arañaba un poco en la tierra o en las peñas y salía agua muy fría y muy clara.

Si tenía alguna pena, el enanu tocaba una flauta que tenía en el bolsillu de la capa y que era más chica y más delgá que una alfiler partía por la mitá.

Si se le antojaba estar tou el día durmiendo, el enanu guardaba las ovejas. El enanu avisaba al pastor cuando iba a tronar, cuando iba a calentar muchu el sol y le decía ónde había mejores pastos para el rebañu.

Un día el enanu le dijo al pastor que ya le había quitau Dios la virtud de hacer salir el agua de la tierra onde escarbaba y de avisale cuando iba a tronar y cuando iba a hacer mucha calor.

El pastor agradecíu le siguió guardando en el bolsillu y le consolaba con sus cantares como a él le había consolau el enanu con la su flauta.

Si el enanu queria unas mayuetas, el pastor se las buscaba onque tuviera que andar muchu pa encontrarlas. Si tenía mucha calor en el bolsillu, el pastor le amontaba en una oveja pa que tomara el aire. Si tenía muchu fríu, el pastor le metía en el senu pa que se le calentara.

Un atardecer se extraviarion dos ovejas y el ovejero no las encontraba por ninguna parte.

Cuando bajaba al pueblu, tou desconsolau, echó de menos al enanu en el bolsillu. Volvió atrás para pa ver si se le había caíu en el caminu y le vio venir con las dos ovejas, tocando la flauta, locu de contentu. Y entonces le dijo que no era verdá que Dios le hubiera quitau el su poder, y que se lo habíia dichu pa probar su agradecimientu.

El pastor se puso muy contentu. El enanu golvió a alegrale con la flauta cuando estaba triste y a escarbar en las lastras y en la tierra pa que saliera el agua

Si un cuervu se aposaba cerca de onde ellos estaban, el enanu le tiraba con una piedruca negra más chica que el granu de una panoja, y el cuervu caía como si le hubieran apuntau con una escopeta. Lo mismo hacía con los zorros, con las raposas y con las rámilas.

Un atardecer, cuando bajaban detrás del rebañu, el enanu le dijo al pastor que le asentara en el su hombru. El ovejero le sentó en el hombral y el enanu se agarró a la oreja del pastor pa no caese.

Mientras el ovejeru iba andando, el enanu le iba diciendo estas palabras:

- Tu eres noble y agradecíu y mereces un bien muy grande. Otrus pastores cuando se encontraban con el zurrón vieju y rotu le apartaban con despreciu con el palu y no hacían casu de él. Tu le cogiste y desde aquel instante has dau pruebas de ser leal, compasivu y güenu. Y por eso voy a contate una cosa. En la parte de allá de aquel coteru está la entrá de la cueva de un ojáncanu. En esa cueva está prisionera una princesa de la que se enamoró el ojáncanu un día que la vió cuando iba de caza. El ojáncanu la robó y la llevó a la su cueva. El que la saque de allí tendrá muchas riquezas. Como un hombre no puede matar al ojáncanu te voy a ayudar yo con la mi piedruca negra.

Cuando dijo esto vino un cuervu, metió el picu en el bolsillu de la capa del enanu y se llevó la piedruca negra.

El enanu empezó a llorar con toa la pena. Ya no podía matar al ojáncanu porque na más que tenía aquella piedra...

El pastor le consoló y le dijo que no se apurara, que a él lo mismu le daba ser ricu que probe y que si lo sentía era por la princesa a la que sacaría de la cueva si Dios le ayudaba.

Al día siguiente el enanu y el pastor jueron a la cueva del ojáncanu que estaba escondía entre unos bardales.

El ovejeru se escondió en un matorral que había a unos pasos de la entrá de la cueva y empezó a chillar lo mismu que los cuervos.

El ojáncanu abrió la puerta creyendo que era uno de los cuervos que le avisaban así, cuando tenían que contale alguna cosa, y jue andando hacia el matorral onde se oían los chillíos.

Cuando el ojáncanu estaba cerca del matorral, el pastor dijo al enanu que se escondiera debajo de unas yerbas y que siguiera él chillando como los cuervos y que callara cuando oyera un silbíu juerte.

Después que dijo esto jue andando con las rodillas y las manos hacia la puerta de la cueva que el ojáncanu había dejau abierta. Mientras tantu el enanu, bien escondíu, chillaba de vez en cuando lo mismu que los cuervos, y el ojáncanu tenía mucha rabia porque no veía al cuervu por ninguna parte.

Entreteníu el ojáncanu por los chillíos del enanu, entró el pastor en la cueva y sacó a la princesa. Al salir vio encima de una peña la piedruca negra que había llevau el picu del cuervu del bolsillu de la capa del enanu. La cogió y salió con la princesa.

Al dar el silbíu pa avisar al enanu, sintió unos gritos cerca del matorral onde había estau escondíu. El ojáncanu había dau con el sitiu de onde salían los chillíos y había cogíu al probe enano.

El pastor corrió más de prisa que un gazapu, llegó onde estaba el ojáncanu que tenía en la mano el enanu pa estrellale contra una lastra, le tiró la piedruca negra que era más chica que un granu de maíz y el ojáncano cayó muertu.

La princesa agradecía se casó con el pastor, y el enanu con la su piedruca negra ganaba toas las guerras a los enemigos de la princesa.

©1996-2012 Francisco Tazón Vega. Todos los derechos reservados